Lucas Vidal: “Las ganas de aprender es lo más importante en esta profesión”

Toledo, 18/11/2020

Este martes han arrancado los encuentros de cine ‘Reyes Abades’ con la participación del músico y compositor madrileño.

Cientos de alumnos han preguntado al músico sobre su experiencia profesional, así como sus inquietudes dentro del ámbito musical.

Este martes ha comenzado el ciclo de encuentro de cine ‘Reyes Abades’ del Festival Internacional del Cine y la Palabra, CiBRA, con la masterclass “Cine y música: aprendiendo a generar emociones” impartida por el compositor y músico madrileño Lucas Vidal de manera virtual.

Este evento, al ser este año ‘online’ ha dado la posibilidad de congregar, no solo a los centros escolares que ya venían participando otros años en esta actividad como son los institutos Alfonso X El Sabio, Princesa Galiana, Universidad Laboral, El Sefarad, El Greco o Escuela de Arte de Toledo, entre otros, si no que también ha ofrecido la posibilidad a toda aquella persona interesada en el mundo de la música y del séptimo arte, a seguir esta masterclass.

Vidal (Madrid, 1984), ganador de dos premios Goya por las películas Palmeras en la nieve y Nadie quiere la noche, el joven compositor y director de orquesta ha comenzado su masterclass hablando del papel del músico en una producción, ya sea un largometraje o una serie de televisión: “En un proyecto audiovisual tenemos el sonido directo, la regrabación de diálogos, los efectos especiales sonoros y la banda sonora. Mi trabajo”, apunta.

“Normalmente yo entro en acción en la fase de preproducción. Me llaman, me envían el guion y si todo va bien empezamos el proceso. Empiezo con ideas abstractas. Pruebo sonidos para tener una base para el director y cuando llegamos a un acuerdo de lo que nos gusta a ambos, me pongo a trabajar para ampliar esa idea”, cuenta a los cientos de alumnos que estaban siguiendo esta charla de manera virtual.

Asimismo, el compositor añade que los tiempos de composición de una película a una serie varían mucho. “Mientras que para una película puedo entregar, o tengo tiempo para componer, de unas 6 a 8 semanas, en la televisión todo es más dinámico y más rápido, por lo que el tiempo se reduce a dos semanas”.

“Para trabajar dentro del mundo cinematográfico hay que tener suerte y ser muy persistente”, señala Vidal, aunque añade que las ganas de aprender es lo más importante para llegar alto en esta profesión. “La ilusión y las ganas de aprender tienen que venir de uno mismo, la escuela donde estudies no importa tanto. Ahora, además, tenemos mucha información y acceso a ella de una manera más accesible que hace unos cuantos años. Cuando salí de Berklee (Collage of Music) tuve que trabajar duro para llegar hasta dónde estoy hoy”, explica.

En esta línea, el madrileño anima a los alumnos a seguir aquello que les gusta, ya que al fin y al cabo es a lo que van a terminar dedicándose. “Si te gusta algo lo tienes que hacer con pasión, sea lo que sea, pero hacerlo desde el corazón”, aclara.

El compositor de Fast & Furious 6, confiesa que a veces tiene tantos proyectos y tantas cosas en la cabeza que necesita “parar para que vuelvan a fluir las ideas y la concentración”. “Hacer deporte y llevar una vida saludable me ayuda mucho en mi trabajo. Si descanso bien más rendiré al día siguiente. En el caso de bloqueo, me despejo dando una vuelta, así luego estoy más fresco”, incide.

Asimismo, el llevar una rutina y una estructura de trabajo hace que el compositor pueda trabajar en varios proyectos a la vez: “Cuando trabajo desconecto de todo, apago el móvil y me concentro solo en lo que estoy haciendo. No tengo distracciones”, declara.

En cuanto a la pregunta de ‘¿qué proyecto ha tenido más dificultad?’ Vidal responde que todos: “Todos los proyectos tienen su punto de dificultad, pero lo que me saca de mi zona de confort es lo que más me gusta, ya que de esta manera puedo aprender, me gustan los retos. Cada proyecto es una meta, vivo el presente. No pienso en los premios, si no disfrutar al máximo de lo que me apasiona”, añade.

A parte de componer para televisión y series, Vidal dejó durante dos años todo ese trabajo para centrarse en componer un disco, Karma, su primer álbum que fusiona electrónica y elementos orquestales en busca de “una sonoridad moderna y elegante”

Para él, se trata de conseguir una fusión equilibrada entre lo que surge del ordenador y el “toque orgánico o más humano” que proporcionan instrumentos como el violín, la viola, el chelo, el clarinete y la trompeta.

Compartir:
Patrocinadores Transporte oficial Instituciones Partners Medios oficiales