Artoledo saca a relucir el talento artístico de más de 50 jóvenes

Toledo, 19/11/2018

El director de cine, Enrique Muñoz, ha estrenado su nuevo documental ArToledo: 1.000 cerdos y peces.

Drag Queens, skaters y maestros cerveceros son algunos de los artistas del documental.

El Festival del Cine y la Palabra (CiBRA) ha continuado su programación este domingo con un plato fuerte, la proyección del documental ArToledo: 1.000 cerdos y peces, el cual dura unos 35 minutos aproximadamente. Obra del cineasta toledano, Enrique Muñoz, quien asegura que en este film “se habla de la efervescencia del arte toledano”. En total cerca de 400 personas han disfrutado de esta cinta documental en el auditorio Liberbank de Toledo.

La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, ha resaltado que “a Toledo se le conoce por muchas cosas, por su ciudad patrimonio, sus más de 100 monumentos en el casco, por su arte; pero lo que se quiere mostrar en este film es el verdadero patrimonio de la humanidad que tiene esta ciudad, y este es su gente, sobre todo los jóvenes”. El documental cuenta además con la producción del Ayuntamiento de Toledo. “Es una propuesta del ayuntamiento que me hacen para que se viera la ciudad desde otro punto de vista diferente, resaltando la gente joven. Y yo como he trabajado con muchas cosas de música y conozco muchos músicos, propuse tirar la idea hacia el arte. La verdad es que creo que ha quedado un trabajo muy plural y muy bonito”, aclaraba el cineasta toledano.

Esta cinta desvela el talento oculto de más de 50 jóvenes toledanos, quienes demuestran el arte y diversidad que hay en la ciudad de Toledo. “La mayoría son chicos jóvenes entre catorce y treinta y pocos años”, añade el director. Pero, lo que trata de mostrar este documental no son las obras de los artistas que aparecen, sino de cómo se siente cada uno mientras las hace. “Se va a ver el lado emocional de estos jóvenes, a los que el arte les ha hecho seguir adelante, les ha ayudado en su vida personal e incluso a superar y afrontar los problemas”, señala Muñoz.

En las diferentes escenas podemos ver a gente joven con ganas de hacer cosas y que luego en realidad las hace. El espectador no sólo va a ver a pintores o músicos, que también los hay, sino otras disciplinas como skaters, jóvenes que hacen parkur, cabaret, cocineros, drag Queens, deportistas e incluso maestros cerveceros.

“Me he sorprendido con lo que pasa en Toledo cada día y cada fin de semana. El público cuando lo vea le va a animar a hacer ese algo que nunca hacen, y también de salir por Toledo para ver qué se encuentran”.

Pero lo que más misterio le ha suscitado al público, son las figuritas de cientos de cerditos dispersos que aparecieron dispersos por las calles del casco histórico, las cuales dan una parte del nombre al documental. “Yo no he tenido nada que ver, no estoy detrás de ello. Ahora la gracia que tiene el misterio es que no se revele, tan sólo se podrá ver una pequeña parte de ello en el documental”, decía Muñoz. Lo que sí reconoce es que eso le ha servido de hilo conductor de las escenas que ha grabado durante estos últimos cuatro meses.

Fotografías | Jennifer Lozano

Compartir:
Patrocinadores Instituciones Partners Medios oficiales